•  Las acciones de Micomo con miras a impulsar la productividad

Entre los servicios de la empresa figuran la detección temprana de deformaciones estructurales y el pronóstico ambiental que estima el impacto del material particulado para la minería u otros sectores.

Servicios de información de alto valor, basados en avanzados sistemas de monitoreo y comunicación, para responder a las crecientes necesidades de la industria minera y otras actividades extractivas de recursos naturales, tiene a disposición Micomo (Mining, Information, Communication and Monitoring), empresa de Fundación Chile y que fue fundada bajo el alero de Codelco y la firma japonesa NTT.

En la actualidad, la gran demanda por minerales ha generado que las empresas operen a ritmos que pueden ser perjudiciales para la seguridad de las personas, así como también para la correcta operación. “Este ritmo de producción se ha evidenciado con los años ante el gran número de incidentes que se han producido”, explica Franz Strube, Commercial Manager en Micomo.

En este escenario, la compañía posee la tecnología BOTDR que permite la detección temprana de deformaciones estructurales que pueden afectar la seguridad y la correcta operación de las labores de producción en industrias que contengan obras civiles, como por ejemplo minería y energía. “Este sistema logra medir parámetros de deformación y temperatura gracias a la instalación de una fibra óptica adherida a una estructura determinada y estimulada con pulsos láser. Actualmente, estamos trabajando en centrales hidroeléctricas, donde hemos instalado más de 3.000 metros de fibra óptica en el interior de un túnel bajo presión de agua”.

Asimismo, agrega, el proceso entrega un monitoreo remoto y continuo bajo condiciones extremas, por tanto, permite a las empresas tomar acciones preventivas ante cualquier accidente, disminuyendo los riesgos de fallas.

“De este modo, Micomo consigue reducir notablemente los costos, puesto que un derrumbe dentro de una instalación minera o energética puede generar pérdidas por sobre  US$1 millón al día”.

Medio ambiente

En materia medioambiental, Micomo posee un servicio de pronóstico ambiental que estima el impacto del material particulado (MP) para que las industrias mineras puedan programar sus operaciones con antelación y, a su vez, cumplir con las normativas medioambientales vigentes.

Franz Strube explica que el MP menor o igual a 10 micrones (MP10) es considerado como uno de los contaminantes atmosféricos más importantes en términos de sus posibles efectos en la salud de las personas y el medio ambiente. “En este escenario, hemos desarrollado un servicio integral en gestión ambiental, centralizado a través de una plataforma web, que estima el impacto del MP10, el cual permite reducir las alarmas causadas por los protocolos de mitigación de las empresas, maximizando de esta manera las operaciones. El Decreto Supremo 20/2014 establece la norma primaria de calidad de aire en 150 microgramos por metro cúbico por concentración de 24 horas, lo que obliga a las empresas mineras a medir el MP”.

Y agrega: “En el marco de la normativa, Micomo ha desarrollado una tecnología que considera las caracterizaciones de las condiciones de ventilación; es decir, el sistema permite proyectar con anticipación el aumento y trayectoria de las concentraciones, lo que se traduce en que las empresas podrán determinar qué zonas se verán afectadas con el material particulado y, del mismo modo, cumplir con lo establecido por la ley”.

Este servicio, además, ofrece pronósticos meteorológicos y de calidad del aire con un horizonte que va desde 24 a 120 horas, lo que disminuiría las alertas por MP, ya que con esta información la operación realiza procedimientos preventivos para la mitigación del polvo.

En estos momentos, Micomo se encuentra trabajando con importantes empresas mineras, por ejemplo, a BHP Billiton y Codelco les está implementado dicho servicio “alcanzando niveles de acierto sobre el 80%, lo que proporciona que las operaciones reduzcan significativamente su aporte de contaminación atmosférica”.

Fuente: Minería Chilena